Opera News: “The conductor is desperately needed during an opera performance.”

Spring Thaw

Conductor Jorge Parodi helps The Snow Maiden bloom at MSM.
By F. Paul Driscoll, Editor-in-Chief

NICOLAI RIMSKY-KORSAKOV’S Snow Maiden—the composer’s favorite of his own operas—will return to New York on April 11, when Manhattan School of Music’s Senior Opera Theater presents a new staging, sung in English, in the school’s Alan M. and Joan Taub Ades Performance Space. Cast with MSM undergraduates and accompanied by an MSM student orchestra, the Senior Opera Theater shows are generally repertory rarities and inevitably a highlight of the spring opera season in New York. In the past few years, the offerings have ranged from Paisiello’s Nina and Schubert’s Verschworenen to Delibes’s Roi l’a Dit and Janáček’s Cunning Little Vixen. Directed by Dona D. Vaughn, the school’s artistic director of opera programs, the operas are conducted by Argentine-born maestro Jorge Parodi, the program’s music director.

Parodi made his Senior Opera Theater debut in 2008, with Dido and Aeneas. “I was working as a coach at Juilliard, and I was asked to be coach of the pre-college division. I decided to do the whole Dido and Aeneas, and I asked Dona if she would like to direct it at Juilliard. A few years after, she called and asked if I would like to do this again at MSM.” That Dido began a series of presentations that offer first-class performance opportunities to those MSM students who are not ready to be cast in the school’s justly celebrated mainstage productions.

Perfil: El maestro Jorge Parodi dice que es “innecesario que otra gente use el Colón”

Enseña en la escuela de música más selectiva del mundo y espera que la actualidad del Teatro Colón, alquilado para DJs o figuras del pop, “no desplace a los artistas líricos”.

Por Eugenio Druetta

Juilliard es la escuela de música más prestigiosa y selectiva del mundo. Tan selectiva que sólo hay 15 jóvenes talentos en canto de entre 14 y 18 años que tienen el privilegio de ser los elegidos. Allí, el bonaerense-pampeano Jorge Parodi contó a PERFIL que les enseña a preparar su repertorio y a seguir las específicas pautas que presenta la música clásica.

Parodi nació en Carlos Tejedor, un pueblito bonaerense de poco más de 5.000 habitantes, pero vivió toda su infancia en Santa Rosa, La Pampa. Por ese motivo se considera bonaerense-pampeano, según la circunstancia. Su padre era un fanático del tango, pero a él, desde un primer momento, lo enamoró la música clásica.

Página 12: “Dentro de la producción tanguera, me identifiqué inmediatamente con la música de Piazzolla por su estilo sinfónico”

Fuga y misterio en el Norte

Montan la ópera María de Buenos Aires en Estados Unidos
Por Cristián Vitale

El director es el argentino Jorge Parodi, que a partir de hoy conducirá la obra de Piazzolla-Ferrer en el Paris on Ponce, de Atlanta, con puesta en escena a cargo de Tomer Zvulun. El músico dice que la impronta piazzolliana funciona muy bien en el imaginario estadounidense.

Excepto en cierto grupo de melómanos, o de músicos de academia con lazos tangueros y/o operísticos, difícilmente el nombre de Jorge Parodi resuene a su altura en la Argentina. Explicaciones hay, y varias. Que viva en Estados Unidos no es data menor. Allí trabajó en compañías de ópera, muy cerca de Sherrill Milnes y Aprile Millo, y dirigió Il trovatore, de Verdi; Don Giovanni, de Mozart; Alcina, de Handel, entre otras. “Me fui a Estados Unidos porque la Universidad de Michigan me otorgó una beca completa, y pude hacer mi maestría allí. Y como ese país permite que aquellos estudiantes que hayan finalizado sus estudios se queden uno o dos años a trabajar en el campo laboral de su especialidad, decidí mudarme a Nueva York, donde comencé a trabajar en la Juilliard School y me consiguieron la visa de trabajo”, introduce el maestro y actual director del Manhattan School of Music Senior Opera Theater. O el profeta que no está en su tierra, pero que sí la representa bien. De aquí la necesidad de que su nombre trascienda las fronteras del “guetto”, o el reducido espacio en que su nombre circula en el país que lo vio nacer.

 

ProOpera: “Yo me identifico profundamente con el bel canto y el barroco italiano”

Director Concertador

 

Por Ximena Sepúlveda

¿Cuál es el público ideal?

Nunca pensé cuál es el público ideal; si bien siempre me imagino ejecutando la partitura cuando la estoy estudiando, y me imagino con entusiasmo la recepción (siempre calurosa) de la ejecución, no defino al público. Si bien hay que considerar ciertos valores sociales y evitar ciertos conceptos que puedan resultar ofensivos, y sin duda este cuidado está presente en los directores que producen ópera para el público estadounidense, no cambio la lectura de la partitura por consideración al público.

Es verdad que la actitud del ejecutante es distinta para un público que conoce la obra o el estilo, o para un público que va a escuchar la obra por primera vez (ya sea porque es una obra contemporánea,
o porque es una obra oscura, o de un estilo inusual). Pero como nos abocamos a revivir una partitura con el resultado ideal en mente, yo siempre me imagino que voy a ejecutar la obra para los que la conocen, los que está familiarizados con el estilo y el lenguaje, de modo tal que me impongo el estándar más alto para esa ejecución.

 

La Nación: “En la orquesta busco sobre todo transparencia.”

El drama más familiar de la historia de la ópera

 Jorge Parodi, argentino radicado en Estados Unidos, habla de la óbra de Bellini que dirige para Buenos Aires Lírica.
Por Jorge Aráoz Badí 

Los compositores eran un reservorio de materiales melódicos, destinados a las demandas reiteradas de obras. Y los ubicaban con una profesional pericia que, en el caso de Bellini, estaba enriquecida por un trascendente buen gusto y capacidad de seducción melódica, gran sentido del equilibrio orquestal y la indicación certera de las voces más aptas para cada caracterización.  Estas cualidades están plenas en I Capuleti e I Montecchi, cuya primera versión de 1830, es la que produce BAL. El elenco, integrado por voces jóvenes, pero ya destacadas en bien comprometidas obras del repertorio, actuará bajo la dirección escénica de Marcelo Perusso.  La dirección musical estará a cargo del argentino Jorge Parodi, con residencia musical cada vez más prestigiosa en Estados Unidos.